Home / -- Slider Principal -- / [Previa] #León37AñosTeEspere – 15.07.2012 – Buscando una estrella para el corazón

[Previa] #León37AñosTeEspere – 15.07.2012 – Buscando una estrella para el corazón

Por allá hacia 1990, con la fiebre mundialista en pleno mi padre decidió que era momento de llevarme por primera vez al estadio, Santa Fe vs Millonarios en El Campín, no podía ser otro partido, el más histórico y representativo del fútbol profesional colombiano, para ese momento yo ya sabía que era de Santa Fe, mi papá no dejó nada al azar, nací León, con el escudo bordado en el corazón y el rojo y blanco como los colores que me mueven el alma. Ritual completo desde la ropa, prohibido el jean azul, para algunos extremo, pero para mi papá simplemente ese color estaba vetado para ir a ver a Expreso Rojo, no sé si por cábala o simplemente una cuestión de códigos y respeto por los colores que nos representan, bandera con asta, cara pintada, camiseta roja con mangas blancas y el único “accesorio” indispensable aunque invisible, toda la Santa Fe.

Dos hinchadas, dos colores en las tribunas, en mi mente está que el estadio estaba completamente lleno, que hubo algo de pólvora y papelitos, el 0-0 final fue lo de menos, fue la primera vez y la matrícula definitiva a un ritual que se siente casi como una obligación. Nunca nadie me dijo que ese año Santa Fe completaba 15 años sin salir Campeón y creo que yo tampoco lo pregunté, el amor por Santa Fe había sido inculcado como algo natural y necesario, sin condiciones o razones, si alguna vez alguien pregunta por qué soy hincha de Santa Fe, la respuesta es que no hubiera podido ser de otra forma, tengo sangre cardenal.

Los 90’s no fueron años fáciles para nosotros, estábamos condenados a pelear con las uñas el ingreso a las finales y la triste realidad era que rara vez lo conseguíamos. Pasaban DTs todos los torneos, revolcones completos de nómina y el resultado parecía ser siempre el mismo; nuestra alegría dependía de los logros individuales de los ídolos, que gracias a Dios jamás nos han faltado, Adolfo “El Tren” Valencia en la primera mitad de la década y Leider Preciado en la segunda, nos permitían sacar pecho como santafereños, celebramos como nadie sus goles en los mundiales, creo que fuimos los únicos colombianos con alguna satisfacción en los fracasos en USA 94 y Francia 98.

Pasaban los años y a pesar que siempre dijimos “Este año sí!”, la única razón para decirlo era una FE ciega y Santa que nos caracteriza no solamente en el nombre del equipo, nosotros somo eso, somos esos fieles incondicionales que jamás pierden la confianza, que jamás se rinden, que siempre sueñan, que siempre están… algunos dirían ciegos, yo pienso que simplemente somos creyentes. Es una cosa del corazón, si no eres de Santa Fe, jamás lo vas a entender.

En medio de las campañas oscuras, nunca siendo favoritos, dejando más dudas que certezas, la garra cardenal nos llevó a las puertas de la gloria varias veces, en el papel con nóminas inferiores a los rivales; en 1996 fuimos finalistas continentales, llegamos a la final de la Copa Conmebol eliminando contra todos los pronósticos a Vasco da Gama de Brasil, un memorable partido, definido por penales y en el que la luz se fue luego de que Rafael Dudamel le atajara el primer penal a Edmundo. Sin embargo, la final ante Lanús podemos describirla como una eterna agonía, derrota 2-0 en Buenos Aires, pero en El Campín al minuto 5 ya habíamos marcado, todo el partido por delante, pero como muchas otras veces, el arquero rival se volvió el mejor del mundo y nosotros tuvimos que resignar la ilusión.

Historias similares en la Merconorte 99, aunque ahí el juez de línea tuvo mucho que ver, el cuadrangular final de 2000, el gol que nos faltó en 2001 para llegar a la final cuando en el otro partido del grupo se dio el resultado que necesitábamos, luego la final de 2005 en la que nos anulan un gol en el primer tiempo y nos ganan a 10 minutos del final cuando los penales parecían llegar. Golpe tras golpe, pero la fe intacta, abandonar, jamás fue una opción.

En toda la historia, en todos esos años las circunstancias de la vida fueron cambiando mis compañeros de estadio, papá, abuelo, tíos, primos, amigos… No fue fácil, en colegio y universidad la mayoría eran de otros equipos, no fue fácil cuando a veces era necesario ir solo, cuando había que guardar lo de las onces o el almuerzo para la boleta; ser santafereño es un acto de amor puro, y la principal condición del amor, es estar siempre presente, especialmente cuando más nos necesitan.

En 2009 por fin, luego de 19 años de asistencia ininterrumpida al estadio llegó un grito de Campeón, la Copa Colombia de ese año fue un desahogo momentáneo pero fundamental y valioso, por la forma, porque más de una vez en la serie todo parecía perdido, al terminar el intermedio del partido de vuelta, Santa Fe perdía 1-3 en el global y jugaba con 10; Omar Pérez seguía en el banco, su lesión parecía que le impediría jugar; pero el 10 entró para cambiar la historia, marcó el descuento y en el último minuto tuvo la valentía de cobrar el penal que nos devolvió la vida. En la serie, estuvimos dos veces a punto de perder, sin embargo al final Agustín Julio se hizo enorme y nos dio a muchos la oportunidad de gritar Campeón por primera vez.

La Liga sigue siendo la deuda, las dolorosas eliminaciones en 2010 y 2011 siguen clavadas en lo más profundo de nuestro sufrido corazón. Gol del último minuto de Wilder Medina en El Campín y hace apenas unos meses la derrota ante Once Caldas en un partido a las 11:00 am en día laboral con estadio copado cuando todo estaba servido, planteó para muchos un interrogante, crudo pero real ¿Será que nunca voy a ver a Santa Fe Campeón?

Hoy, 15 de Julio de 2012, más de 22 años después de la primera vez que mi papá me llevó al Campín, vuelvo con la misma ilusión que entré esa vez al estadio, con el corazón acelerado por una ansiedad inexplicable, vamos a un partido que jamás hemos vivido, al sueño que se ha alimentado con los años, algunos van con su familia, con aquellos que los llevaron por primera vez, otros con el dolor en el alma estaremos pensando en aquellos que ya no están, pero que soñaron durante décadas con este día, vamos todos como la familia que somos, vamos con la ilusión de terminar abrazando a los desconocidos de nuestro alrededor en un momento que no alcanzamos a percibir en nuestra imaginación, el gol de título, el pitazo final en el que podamos por fin gritar ¡SANTA FE CAMPEÓN CARAJO!

A los jugadores, al DT, al Presidente, a los hinchas… nunca debemos perder la humildad, pero hoy es el día de Soñar Más Fuerte y hacerlo realidad. Es el sueño de todos, es nuestro equipo, nuestro estadio, nuestra ciudad, nuestra casa, nuestra familia, nuestro Santa Fe. Mirada al cielo por los que desde arriba nos alientan, y el corazón más fuerte que nunca desde el estadio o desde cualquier lugar del mundo. ¡Vamos juntos por esa estrella que llevamos tantos años esperando bordar arriba del escudo, justo en el corazón, VAMOS SANTA FE!

 

Mira también

[Crónica] Con 10 hombres Santa Fe gana en Neiva, puntaje perfecto, 12 de 12 en la Liga.

La cuarta fecha de la Liga Águila 2017 – II llevó a Independiente Santa Fe al …

[Previa] Cambios en la nómina cardenal para el juego en Neiva de la 4ta fecha.

Será la primera vez en la vigente Liga Águila II – 2017 en que Independiente Santa …

A %d blogueros les gusta esto: